Seguimos en nuestro camino de conocer algo más sobre el protocolo de comunicación por IP, ya en otra entrada vimos un poco del porqué la tecnología IP es superior en características a la telefonía tradicional o analógica, sin embargo, ahora ahondaremos un poco más en los beneficios de la VoIP.

Teléfono IP con pantalla a color
Teléfono IP de la marca Yealink

Siempre argumentamos que la principal característica es que las grandes marcas como Cisco, Avaya (a pesar de sus resultados financieros), Yealink, Grandstream, entre otros; están 100% enfocadas en la fabricación e integración de este tipo de dispositivos. Y por consecuencia, todos los esfuerzos de I+D están siendo concentrados en la mejora y evolución de estos sistemas.

Por lo tanto, ad portas del año 2017, es impensable siquiera en un sistema de telefonía análogo dentro de una empresa.

Pero no basta con decir que es la tecnología reciente, sino que debemos conocer aún más beneficios para las empresas:

  1. Costo: Hemos decidido tocar este punto en primer lugar ya que si bien no es un beneficio, ya que los productos IP suelen ser un poco más costosos que sus contra partes análogas; también es cierto que este pequeño costo adicional, se traducirá en grandes beneficios.
  2. Única red de transmisión: Debido a su funcionamiento bajo IP, datos y voz pueden viajar por la misma red, sin necesidad de tener cables independientes para un sistema y el otro, lo que permite tener ahorros significativos en infraestructura, y ni hablar del mantenimiento de la misma, punto que tocaremos con mayor profundidad luego.
  3. Diversidad de opciones: Un punto importante es la flexibilidad que nos permite la VoIP. No solo tenemos infinidad de marcas sino también de opciones según las necesidades de cada usuario. Podemos entonces hablar de teléfonos convencionales de escritorio, teléfonos inalámbricos con tecnología DECT, teléfonos WiFi, Soft-Phones desde cualquier equipo con Windows, MacOS o Linux, e incluso podemos tener la extensión que queramos en cualquier smart-phone.
  4. Movilidad: Con la VoIP, trasladar una extensión de un punto al otro, es tan sencillo como llevarse el equipo y conectarlo en el nuevo punto de red, nada de configuraciones complejas adicionales ni de mover el cableado de su sitio.
  5. Vídeo-llamadas: Debido a su capacidad de transportar información de forma más eficiente, con la VoIP es posible tener no solo llamadas por voz si no además, con vídeo, lo que permite llevar la comunicación corporativa a nuevos niveles, por ejemplo con vídeo-conferencias desde su puesto de trabajo.
  6. Mantenimiento: Ya habíamos hablado un poco sobre los beneficios de la VoIP respecto al no tener que realizar mantenimiento a dos redes independientes (cableado telefónico y de datos). Sin embargo, este punto va más allá que eso, al compartir equipos pasivos y activos con el resto de la red corporativa, puede optimizar la cantidad y profundidad de sus mantenimientos, no hay necesidad de hacer doble trabajo.
    Adicionalmente, con la telefonía tradicional debemos contar con conexiones en regletas telefónicas, lo que hace del mantenimiento un trabajo arduo. Con VoIP, todo se realiza a través de conmutadores de red tradicionales.
  7. Llamadas internacionales: Si su empresa debe realizar llamadas internacionales de forma constante, este punto será un factor decisivo. Debido a la flexibilidad de la VoIP para comunicarse con cualquier red a nivel mundial, las llamadas a cualquier destino cuestan significativamente mucho menos que a través de los proveedores locales de telefonía tradicional.
  8. Integración total: Al compartir protocolos de comunicación con la red de datos, podemos integrar nuestro sistema telefónico, con los sistemas de control de acceso, alarmas, CCTV. E incluso, con sistemas informáticos como Outlook, LADP, CRM, etc.

Recuerden que en DATTICS siempre podremos asesorarlos para lograr obtener el máximo rendimiento de estas características.