Normalmente cuando emprendemos un proyecto de vídeo-vigilancia o CCTV (Circuito Cerrado de Televisión), en donde tenemos que llevar un registro de vídeo en determinado sector, nos ofrecen tres tipos de tecnología en el mercado, estas son:

  • Tecnología IP
  • Tecnología AHD o TurboHD
  • Tecnología análoga

Pero cuáles son las diferencias, por qué la diferencia en costo y qué beneficios tenemos en cada caso? Para responder esto, vamos a explicar cada una de las tecnologías.

Diferencias entre tecnologías de CCTV
De izquierda a derecha: Análogo, AHD, IP.

En primer lugar, cabe aclarar el objetivo de este artículo es informar sobre el funcionamiento básico y diferencias de cada tecnología, no explicar cada elemento que la compone. Entendemos igualmente un CCTV básico como el conjunto de cámaras, cable de transmisión y sistema de almacenamiento/visualización, bien sea DVR (grabador de vídeo digital), para sistemas análogos o NVR (grabador de vídeo en red), para sistemas IP.

Sistemas análogos

Primero comenzaremos con la tecnología más antigua, la cual desafortunadamente sigue siendo comercializada debido a su bajo costo, pero que es de prever que saldrá del mercado en un futuro no muy lejano. La tecnología análoga es una tecnología que nos ha acompañado desde los primeros circuitos de televisión, por allá en los años 50 y 60 del pasado siglo.

Esta tecnología utiliza generalmente cableado tipo coaxial, debido a la popularización de los conectores de tipo bayoneta o BNC por sus siglas en inglés (Bayonet Neill–Concelman) para transmitir vídeo a través de ondas análogas (de allí su nombre) de tipo senusoidal, estas ondas son luego interpretadas para generar una imagen, la cual cuenta con una resolución de máximo 960 líneas de vídeo horizontales por 480 líneas verticales (960 x 480 px), esto es 460.800 píxeles y frecuencias que varían entre 50 y 60 Hz.

Conector BNC
Conector BNC

Actualmente las cámaras análogas son utilizadas con cableado de casi cualquier tipo, pero la tendencia en el mercado es por el uso de cableado de par trenzado, generalmente U/UTP, la principal razón, además de la amplia disponibilidad y bajo precio actual del mismo, es que se puede utilizar un par por cámara para transmitir vídeo, lo cual permite conectar hasta cuatro cámaras con un solo cable.

Sin embargo, al utilizar dos cables (un par) por cámara, estamos utilizando una línea de transmisión de tipo balanceada, la cual debe ser transformada a una desbalanceada (como la del cable coaxial) para lograr la transmisión de vídeo análoga. Para lograr esto, debemos utilizar dispositivos llamado video-baluns, estos están diseñados con dos propósitos, el primero es actuar de conversor entre líneas balanceadas y desbalanceadas en ambos sentidos (de allí su nombre, en inglés balanced-unbalanced) y el segundo, es el de transformar la impedancia de la señal para así lograr la transmisión de vídeo.

En el mercado se encuentran dos tipos de video-balun, el más común es el que utiliza solo un par de cobre por cámara para transmisión exclusiva de vídeo, y otro que utiliza un conector de tipo RJ45, lo que obliga a utilizar los 4 pares para la transmisión. Una ventaja del segundo sobre el primero, es la posibilidad de alimentar eléctricamente la cámara a través del mismo cableado y permitir una mejor organización del cableado desde el rack.

Los sistemas análogos son ampliamente utilizados debido a su bajo costo, pero no son recomendados como sistemas de seguridad ya que la resolución no permite en la mayoría de casos, poder llegar a conclusiones en caso de que algún incidente ocurra, adicionalmente, al ser sistemas análogos, no permiten una fácil integración con otros sistemas modernos de seguridad.

En el siguiente vídeo podremos ver la calidad 960H en funcionamiento:

Sistemas AHD o TurboHD

El segundo tipo de sistema es el tipo AHD, o sistema análogo de alta definición por sus siglas en inglés (Analog High Definition). Este sistema, a pesar de ser análogo, lo explicamos en una categoría diferente por dos razones:

  1. A diferencia del sistema análogo tradicional en donde la máxima resolución es de 960 x 480 píxeles, el AHD es capaz de alcanzar resoluciones de 1280 x 720 px (720p) y 1920 x 1080 px (1080p).
  2. El uso dominante de esta tecnología en el mercado colombiano.

En primera instancia, la tecnología TurboHD es utilizada comúnmente para referirse a la transmisión de vídeo análogo HD, sin embargo, esto es un error conceptual ya que esta es una tecnología propietaria y exclusiva de la marca Hikvision, pero que gracias a su penetración en el mercado local, ha logrado posicionarse como término de referencia para esta tecnología

Las necesidades en cuanto a infraestructura son similares a los sistemas análogos, esto representa una gran ventaja ya que se puede realizar una actualización desde el sistema análogo sin necesidad de cambiar la infraestructura existente. Podemos entonces, utilizar cable coaxial con conectores BNC, con los que se pueden alcanzar distancias teóricas de hasta 1200 m para 720p, o utilizar baluns (conocidos como “vídeo-baluns HD”) con distancias máximas teóricas de hasta 800 m para 720p. Los baluns son utilizados de forma similar a la tecnología análoga y siempre se recomienda utilizar aquellos con conector RJ45.

El tipo de señal utilizado es similar a la tecnología análoga, en forma de ondas de tipo sinusoidales. Pero, se logra transmitir la señal a unas frecuencias mucho más altas, i.e. mayor información en el mismo espacio de tiempo, logrando mejor calidad de vídeo final.

Un mito muy extendido es que la calidad de 720p (HD) ó 1080p (FullHD) sería similar a lo que lograríamos ver en un BluRay o una fuente de vídeo digital a esta misma resolución, pero esto no es posible ya que los sistemas análogos cuentan con ciertas limitantes:

  • En primer lugar, para poder certificar que una fuente o receptor de vídeo es HD o FullHD, el único requerimiento es contar con la cantidad de píxeles exigidos, más no se establece la calidad de los mismos, por tanto, en la tecnología AHD, cada píxel cuenta con una calidad considerablemente inferior a la obtenida con fuentes de vídeo digital. Este fenómeno se evidencia al intentar hacer zoom digital (generado por software) para identificar algún detalle, como por ejemplo un rostro o una licencia de un vehículo, en una imagen generada por estas cámaras.
  • La compresión y descompresión del vídeo juega un importante papel en la calidad, ya que los sistemas de compresión digitales logran optimizar la transmisión de vídeo para lograr anchos de banda menores sin perjudicar la calidad (i.e. enviar mayor cantidad de información en el mismo espacio de tiempo) a través de estándares como H.264 y H.265. Por otro lado, en práctica, no es posible comprimir vídeo análogo sin perjudicar calidad, debido a la inexistencia de memoria análoga de acceso rápido y aleatorio, además, la computación análoga es limitada en ancho de banda y velocidad de procesamiento (por esto ya no existen computadoras análogas, por fortuna).
  • La conversión análogo/digital es un proceso obligatorio en estos sistemas, ya que la cámara emite una señal análoga que viaja de esta forma a través del cableado, y luego llega al receptor (DVR), este debe convertir esta señal análoga, en señal digital para poder realizar el almacenamiento de la información en los discos duros. Este proceso de conversión disminuye la calidad final de la imagen.

En conclusión, la tecnología AHD o TurboHD es una mejora sustancial respecto a la tecnología análoga convencional, sin embargo, si lo que se busca es contar con una calidad de vídeo superior y poder identificar personas, placas y otros elementos con facilidad dentro de una escena, es recomendable utilizar sistemas IP, los cuales serán explicados en la parte 2 de este artículo.

Para finalizar la primera parte, dejamos un vídeo donde se puede evidenciar la tecnología AHD en funcionamiento: